viernes, 15 de febrero de 2008

Centros y periferias


Yo nací en mi mismo, como todos. Crecí pensando en mí, en mis necesidades básicas. Lloré cuando tuve hambre y sueño. Usé la voz para llamar las cosas. Aprendí sus nombres y las usé. Luego empecé a entender que había otros. Mas tarde comprendí que esos otros no eran parte de mi sino alguien mas. Lloré con los primeros abandonos y me distraje con los primeros descubrimientos. Entendí que el mundo estaba ahí afuera y que como yo había algunos más, que luego supe que eran muchos. Vi como un grito trae miedo y como un golpe trae otro. Supe del humor y de la risa. Luego me guardé adentro mío y jugué solo imaginando cosas lejanas. Después aprendí que hay que juntarse con los demás y empecé a entender un poco de eso que llaman “socializar”. Buscar gente que se junte con uno para hacer las mismas cosas. No sabia todavía diferenciar lo bueno de lo malo así que me encontré con un poco de las dos cosas en pos de aprender cuales me gustaban y cuales no. Luego traté de ser como los que eran exitosos y populares. Luego como los que eran aceptados para ser aceptado.
Después conocí a las chicas y supe que son distintas a los chicos y que acercarse a ellas es tratar de entender un mundo desde otro lugar. Bueno… todo eso lo supe después. Al principio solo supe que no entendía a las chicas.
Un día supe que si seguía siendo tímido no me iba a poder acercar a la gente con facilidad, así que traté de ser menos tímido. Me acordé del humor, que me gustaba tanto y descubrí que cuando era gracioso la gente se me acercaba más. Entonces traté de ser un poco como cada gracioso que me gustara y tomé un poco de todos para hacer mi propio gracioso y llevarlo encima. Después aprendí del mundo y de las demás cosas que pasaban a mí alrededor. Vi que alguna gente tenía muchas cosas y otros nada y pregunté por que era así. Me contestaron un montón de cosas y ninguna me convenció del todo. Quise ser como los ricos y me junté con ellos y vi que ellos hacían un gran esfuerzo por parecer más pobres, así que me junté con los pobres y supe que a ellos les encantaría ser ricos. Me dijeron que las crisis son oportunidades pero viví en un país que se la pasa en crisis y eso es menos oportunidades para casi todos. Desarrollé un enorme temor a quedarme sin nada, gracias a vivir al borde del precipicio económico de lo que se da en llamar la “clase media”, que es como una especie de gente que vapulean los ricos para ser mas ricos y que odian los pobres por que son menos pobres que ellos. Quise ser como los héroes del cine y ganarle a los malos. Supe después que el cine es una fantasía. Quise ser como los que triunfan en la tele y me di cuenta que la tele es una cámara que te enfoca y por eso la gente te conoce en sus casas y cuando la camara se corre y enfoca a otro uno fracasa. Eso me pareció despiadado y patetico y quise ser como los intelectuales que odian la tele y leen libros importantes de autores importantes. Leí cosas y cosas y me aburrí mucho. Me volví un frenético intelectual y me di cuenta que la vida hay que vivirla, no analizar como la viven otros. Entonces me despedí cortésmente y traté de ser otra cosa. Pasé a burlarme de los intelectuales, pasé a querer ser parte de la contracultura, de los que rompen los moldes. Pero eso se vuelve snob y culturoso muy pronto, así que entonces quise ser gracioso otra vez para poder reírme de eso y de todo lo demás. Pero me aburrí de lo mismo todo el tiempo y me cansé de que la gente crea que no tenía nada serio para decir. Por eso dejé de hacer eso y quise ser como los serios y comprometidos. Me di cuenta que ellos no saben bien que hacen hasta que están enfrente de lo que hacen y que querer ser como ellos es copiarlos a ellos y eso es exactamente lo contrario a ser como ellos. Eso es no ser autentico. Entonces traté de ser autentico y para eso me dijeron que tenía que tener actitud. Por lo que me forcé a ser autentico y tener actitud en todo lo que hacía. Como al cabo de un tiempo me sentí un imbecil abandoné la autenticidad y me resigne a no ser un marcador de tendencias culturales, intelectuales, estéticas y cualquier otra cosa. Ahí descubrí que hay una clase de gente que triunfa mas fácilmente. Los lindos. Entonces quise ser lindo. Hice ejercicio, me corté el pelo, me compré un nuevo pantalón y otra camisa. Me puse otros anteojos. Entonces, cuando ya tenía todo el equipo para ser lindo alguien dictaminó que ya no servía, que lo que se usaba era otra cosa, así que empecé a cambiar mi look, mi corte de pelo, mi cuerpo con otros ejercicios. Luego, muy rápidamente, me harté. Eso no era éxito. No se triunfaba con eso tampoco.
Un día me pregunté que era lo que estaba buscando. Que era el éxito para mi, que necesitaba para ser feliz. Entonces me puse a trabajar para lograr eso que quería y empecé a bucear hondo adentro mío para ver como era antes, cuando no creía tantas cosas y buscaba lo primordial, lo primigenio, lo básico. Me busqué y me descubrí entonces en cosas que ni siquiera recordaba que eran “yo”. Me admití temeroso, enojado, distraído, malo. Me encontré de mil maneras.
Ahora no es igual que al principio, ahora no puedo negar todo eso que busqué afuera y que se volvió parte de lo que soy. Ahora es como haber dado un enorme giro de 360 grados. Es volver al mismo lugar, pero después de dar algo así como una vuelta al mundo uno no es el mismo. No puede serlo. Uno es distinto, por más que sea el mismo lugar. Por mas que esta vuelta sea solo una de las tantas que se supone que hay que dar.
Ahora estoy acá. Ni en el final ni en el comienzo de nada. Otra vez acá, sin mas.

Estoy parado en el medio de mí.

Ahora puedo empezar de nuevo

2 comentarios:

Belen dijo...

que lindo lo que escribiste! lo mas fabuloso de todo es que sos todo lo que decis...sos un gran mix, donde prevalece esa mezcla de divertido y nostalgico, quien despues de girar 360º se quedó con lo mejor y supiste transformar loi malo.. te felicito por eso la cual es una de tus mayores virtudes! beso grande

Safira dijo...

te invito a que mires un blog que armé... se llama:

unalluviairlandesa.blogspot.com

Espero que te guste, es una huella en la internetica de nosotros..

Besotes!

Tu parteneire