martes, 29 de enero de 2008

Lobo


Mmmmm…capitán…querido capitán…estas un poco asustado o me parece a mi…? Tenés miedo de las cosas que pasan cuando te animas a hacer? Jejeje…Capitán…la vida tiene esa tendencia al precipicio. Como si uno no tuviera bastante de eso. Yo estoy acostumbrado pero… vos? Que te pasa con eso? Queres morder y llenar de sangre todo? Tenés ganas de romper solo por vicio? Queres enchastres de mierda y mugre?
Mmmmm… capitán…así no va…así las cosas se vuelven borrosas y mezcladas. Cada uno en su tarea… yo me oculto de las masas y me pierdo en la neblina de los bosques por las noches y no pregunto. No salgo con historias raras, no corto el clima con interrupciones impertinentes. No capitán…yo me valgo de mí para vivir, y de nada más. Valdría mas inmolarme que soportar la predica estupida que vos soportas de los bravucones que saben como es la cosa, de los insoportables sabiondos que se lucen con su discurso, de la descarada practica de los consejos.
No… capitán…yo me junto a la manada por placer o no me junto. Yo muerdo y las victimas gritan, sin saber si les duele o les gusta…
Yo soy el lobo que todos pueden tener enfrente y todos pueden ser victimas del lobo.
A acomodarse…a sacarle el polvo a las noches de calor y tristeza. Cuando yo vengo la gente huye…no entiendo…como si a ellos no les pasara…
Como si todos fueran el canto a la vida, la dulzura de los ángeles, el amor de dios por los cervatillos. Imbeciles!!!!
No. Dios mira de lejos y lanza tempestades y las tormentas de nieve que nos cruzan el rostro a todos a mi no me molestan. Yo las disfruto, yo las uso para buscar en el viento el olor grasoso de los optimistas por obligación, de los siempre alegres, de las ridículas normativas de salud y buen humor.
Y se esconden… todos se esconden…imbeciles…como si a ustedes no les pasara, como si el amor los invadiera cada 20 minutos. Se esconden. Porque no quieren ver que es lo que esta pasando adentro suyo y prefieren reír que sentir el gruñido gutural que los ponga a pelear.
Vengan!!! Peleen…porquerías cobardes!!! Ven sangre y se desmayan. Y la sangre es sangre. Siempre igual. De inocentes o culpables, una vez en el piso es solo el rojo pastoso que mancha todo, sin identidades.
Pero si los consuela, si los deja tranquilos, si te tapa la boca a vos…capitán…Y te libera de tus culpitas de cotillón. Acá no se llama a los inocentes.
Acá se llama a pelear por la sangre que hay adentro y el que gana se la queda para seguir viviendo. Y si perdes…lo siento, gana el lobo, se lleva tu sangre y vos te secas.

Y si uno llega enfrente del Lobo, a pelear por su propia sangre…-que te quede claro Capitán-… Hace mucho tiempo que ya no es inocente.

2 comentarios:

María dijo...

Por suerte uno ya no es inocente

Anilina Colibrí dijo...

yo con mis lapsus de lectura leí
´la vida tiene la tendencia al prepucio´

say no more