viernes, 27 de julio de 2007

Costumbre de trampolin




Otra vez en el borde….

Costumbre de trampolines. No sea cuestión que uno se amilane, se acomode como los perros frente a las estufa y firme un empate justo cuando mas hay que poner.
Otra vez al ruedo con ganas de mas y mucho miedo. Con aliento de los cuatro costados. Con una confianza en uno que los demás rebalsan y uno no sabe de donde sacarla.

Saltar de la página del medio. Acomodarse al camino que hay delante, salir enfilado hacia las costas que el viento determine. Con un rumbo parejo….sin aflojar el timón, sin bajar las velas.

La vida es muy rara y uno no sabe bien por que las cosas pasan. Cuanto de alegría puede haber en cada sitio y cuantas veces uno se salva en una sonrisa, en un minuto de charla, en un hombro que siempre está. Como contarse a si mismo sin contar a los que uno tiene al lado que lo empujan adelante con su fe.

Me he pasado días tratando de esquivar mis cursilerías y mis arrebatos literarios sin sentido y a los tropezones. Hemos compartido mil formas de aprender.
Han pasado tantas cosas…
Yo no puedo enorgullecerme de lo que he escrito…y mucho menos de lo que he leído. Yo solo hago el intento por costumbre y tozudez. Más por arrebato que por calidad. Y aquí seguiré estando más allá de los pronósticos.

Vamos a ver que viene ahora.
Otra de esas cosas que uno vive casi sin darse cuenta… Y después cuando las relata suenan a aventuras inventadas…

Y uno jura y perjura que fue verdad…uno lo vio, lo vivió…fue participe.




Al fin y al cabo…algo hay que tener para contarles a los nietos…

3 comentarios:

María dijo...

y ellos abrirán grandes los ojos, y sonreirán sentados en el piso.
Y cuando giremos la cara, se codearán y dirán por lo bajo: el abuelo está loco, no?
Y nosotros disimularemos y haremos que no los oímos.

Anilina Colibrí dijo...

capitan, mande cartas, ténganos al tanto de sus nuevos rumbos.

Anilina Colibrí dijo...

ay, nene me tiene re aburrida este blog, a ver si actualizas un poco querido