viernes, 13 de julio de 2007

Lo que ellas pueden




Tarde y despues del frio del bajo y de la noche de la ciudad...me llega carta de mi amigo franco.

Me llega carta de mi amigo, Franco.

Alli en el fondo de siberia, muy por detras de mis lagos congelados a esta altura del año, abro el sobre y leo lo que escribe sobre lo escrito antes por mi...en esa costumbre de intercambio literario que se ha vuelto ya folclore.
Y cuando no...citando lo dicho y anunciando lo que se dirá sobre la mujer y sus menesteres. Sobre las clasicas "chicas de los viernes" que tanto se vieron por otros lares y que tanto nos hemos animado a mostrar en palabras...si es que eso se puede.

Reproduzco:


Hay que tener cintura para poder esquivarlo.
Cuando todo nos indica que tendremos que volver a resignificar la ciudad para no caer, de rodillas, frente a los ojos que ya no miran.
Cuando un viernes maldito se nos quiebran unas cuantas cortillas hacia adentro, cuando tenemos que tomar nuestras copas en el bar del olvidado, cuando pensamos en ella frente a un vaso sucio... a veces nos da por escribir.



Mujer


Pero si todo lo pueden. Aunque nos esforcemos nosotros, hasta derrubarnos con una mirada ellas en un instante logran.

Y si jugamos a ser los maestros, como alumnas desprevenidas, en un suspiro de viento, consiguen dejarnos sin aliento.

Mil veces me dijo que espere antes de sujetar mi cuerpo. Corazón sin oidos que esquivó todo tipo de consejos, hoy se arrastra entre polvos rogando un espacio de su tiempo.

Pero si ellas todo lo pueden, hasta matarnos en ungolpe de besos, que en ausencia a veces vacia los cueros.

Nunca pensé que tenerla tan lejos quitaria de este pecho hasta la sangre de mis brios, hasta la imagen en el espejo. Nunca sentí que el mundo giraba hasta que vi doblar en un adios cada uno de sus cabellos.

No juegues conmigo mujer, que soy un hombre...y a ti me debo.

Sirvo otro vino y espero. No queda mas que pasar el frio...

y esperar la primavera que vendra...que siempre vuelve






Talvez ya esté cerca

1 comentario:

Franco dijo...

Que sorpresa encontrarme frente a frente conmigo mismo, che. Pero, como es debido, ya no era yo…
Aprovecho para dejar mi expresión de rechazo hacia al “puritanismo blogger de un sol para los chicos”. Para solidarizarme por la cruzada del Capitán de su calle. Para decirle “¡No!” a los lunes por la mañana; “¡No!” a los back up del miércoles; ¡No! a los jueves cobardes. Aprovecho la ocasión para expresar un rotundo ¡Si! a los viernes de las chicas, aunque éstas a veces nos duelan bien adentro. Si, pablín, aunque estallen los huesos.