lunes, 23 de julio de 2007

Sirenas



Y las sirenas existian.
Se movían por la costa dejando en la arena su perfume de sal y sexo. Abrigando esperanzas de noches largas. Cazando marinos por los bares de la playa cuando el sol comienza a caer y suena solo el agua y los tambores al fondo…como un sonido natural...Como una lluvia o un pájaro. Como si eternamente hubiera habido tambores allí.
Aparecen para darle una ilusión a los hombres tristes. Para descubrir los ojos de los jóvenes, para salvar la vida de los mayores, para adelantar la muerte y hacerla dulce, para reinar por sobre los hombres como un icono indescifrable y omnipresente.
Existían las sirenas y se movían por cada rincón, por cada sombra, por cada lugar de esa costa milenaria. Jugaban con los hombres a que se enamoraban y de tanto jugar comenzó a pasarles.
Salieron de las aguas unos días, luego algunas semanas, luego talvez un par de meses. Dejaron su lugar de semidiosas y se mezclaron con lo terrenal para abandonar el ocio desesperante de la eternidad y vivir un instante de algo que las estremezca. Para que tantos años viendo todo desde lejos si uno no puede fundirse con eso.
No soportaron ver a los hombres llenos de toda clase de sentimientos y quisieron no saber. Quisieron ignorar lo que sabían. Quisieron no ser diosas ni reinas. Quisieron esconderlo hasta que quedara solo como una intuición.
Y salieron al sol a morir por un sentimiento, a volar en brazos de un hombre a abrazar hasta dormirse, a sentir el aroma de la vida. A salvarse antes de la muerte.

Por eso es que tantas mujeres aman el sol y la playa. Por eso es que por momentos no están tan a gusto en ninguna parte. Por eso es que lloran a veces sin saber por que. Es una añoranza milenaria de la inmensidad del mar. Por eso es que los hombres no las entendemos. Por eso es que no podemos pensar en nada si ellas no están con nosotros.


Por que nosotros somos la tierra,la superficie, la costa, la arena.



Y ellas son el mar.

1 comentario:

Anilina Colibrí dijo...

esas mujeres con esos lomos!
qué ganas de que me propongan ir al mar. qué ganas de sentir el calor de la arena y las olas que se llevan la bikini.