viernes, 27 de junio de 2008

Grito


Grito.
Grito primal que sale por los poros de quien se imagina un ápice de ternura en el asfalto congelado de los días del invierno. Cuando el alma duerme sobre cartón, a la salida de un subte. Los dientes se aprietan y se dejan caer gotas sobre la cara que se desluce de impaciencia, por un poco de agua más que bañe los desiertos, que no dejan nada libre al azar. Los desiertos que son como el todo absoluto y total de la existencia. El frío enorme y ese grito… ese grito que no se puede creer que haga tanto daño cuando se escucha, cuando se recuerda, ese grito, el único el más grande, el más terrible. El que nos desenmascara frente a la muerte. El que nos para frente a ella con lo único que somos cada vez que nos encontramos en ese lugar. Nosotros mismos, desnudos e indefensos, latentes de manifestaciones, absortos de estímulos, abominables y abyectos, perdidos en la ciénaga de lo que somos. En la pestilencia de todo
Y ese grito
Como indicando acá estoy, me manifiesto, me carcomen la vida y la muerte y ambas se manifiestan en mi, me acomodo al mundo y el sigue su giro, me alimento con la savia de lo que no era y ahora soy, me pongo en otro lugar y sigo siendo a pesar de sentir que todo termina a cada instante. Me independizo de mí, me abstengo de los vuelos rasantes y planeo, me dispongo a la entrega del abismo, del fondo oscuro de la pena dulce y también a ese regusto del arte cuando a pesar de ser triste es bellísimo. No quiero más mi dolor pero me acompaña, y a pesar de todo somos buenos compañeros. No quiero más mi amor y sin embargo ambos nos necesitamos tanto.
Me pierdo en pensamientos dispersos como el agua que vuelve siempre a aparecer. Aun donde no parece haber mas que grietas en la tierra.
Me suelto de los nombres y las premisas, me guardo imágenes enormes, eternas.
Y entonces, cuando me miro desde adentro, veo que el grito no se detuvo nunca, que siempre estuvo allí con la boca abierta a mas no poder y la garganta ardiente de las mil voces que soy y las miles que puedo ser, el grito de la vida que es mas que yo y que todo. El grito que indica que los equilibrios son endebles solo desde nuestro pequeño parecer. El fin de todo llegará y abra aun un pájaro y un río. Y cuando ese pájaro ya no esté quedará una célula pequeña y talvez un microbio minúsculo e insignificante que se transformará por su propio devenir, sin deseos de conquista de nada. Será el comienzo de otra cosa que no seremos nosotros por fin. Será el comienzo de la vida otra vez por ciclo natural y con cadencia de siglos en sus movimientos. Seremos nada y asi la vida estará sin nosotros, pero aquello que nos trajo a la vida, ese grito, seguirá manteniendo su trabajo constante sobre todo. El moho del pan, el polvo de estrellas, los planetas, la luz, el calor de mil soles. La oscuridad.
La vida es enorme señores, no se les ocurra un segundo pensar que esta limitada a seres ínfimos como ustedes y yo.
Abra la boca y vea que el grito esta ahí adentro y lo llevamos todos en lo mas profundo, lo mas escondido, lo mas recóndito de nuestra esencia. Sea lo que ha venido a ser y descubra la locura de algo que se desenvuelve con firmeza.
Esta en su pecho como un golpe firme que le marca camino. Apriete los puños y siéntalo. Ponga un dedo en la llama y verá.
La tristeza de lo oscuro puede con todo lo que somos. Jamás con aquello que nos creó.
Lo terrible es creer que ese grito es solo parte de un bando, que la vida y la muerte son cuestiones antagónicas e irreconciliables
Somos las dos. Son nosotros.

No somos ninguna
Seremos otra cosa mañana

6 comentarios:

Anýza dijo...

Hi, both of your blogs seems interesting. Im just sorry, that i cant understand.

Desquiciada dijo...

"La tristeza de lo oscuro puede con todo lo que somos". Me encantó.
Muy copado tu blog.

stella dijo...

Que bueno poder descubrir nuestro propio grito. Es como encontrar muchas nuevas vidas dentro de una. A veces ponerle sonido también suele ser sanador. muy bueno!

Safira dijo...

Estoy gritando hace tanto... Ma�ana seremos otra cosa.. no somos significantes antes la inmensidad...
Y sin embargo, siendo consciente de todo, no puedo evitar seguir gritando.. hasta que solo se apague...

ConVerC dijo...

qué ganas de gritarrrrrrrrrrrrrr, bien fuertee

Pablo dijo...

Hola!


Desquiciada: Gracias por pasar por aca! Muy bueno tambien tu blog. Me di una vuelta por alla y se ven cosas interesantes e inteligentes.
Vuelva cuando quiera. Aca esta abierto de temprano y cerramos tarde.

Stellita: Muy bueno eso de muchas vidas dentro de una! Es bueno si...muy bueno gritar el grito de uno mismo. En eso estamos no?

Safira:Por supuesto que no! En medio del universo, en medio de la inmensidad de la vida y de la muerte, entre la luz de lam creación y la oscuridad de los finales, nosotros, somo una cagada de pollo.

Pero ojo... dejar de gritar, nunca.


Converc: Grite mujer!!!!!! Griiiiiiiiiiiitttteeeeeeeeeeeeeeee!!!!!!!!!!!!!!!!

ah...mejor...

Gracias a todos por pasar por acá!!!