martes, 12 de mayo de 2009

Testigo III



CAUSA: “CAPILLA SAN ROQUE”
TESTIGO: MARTIN TOLEDO
EDAD: 28 AÑOS
PROFESION: TECNICO EN SISTEMAS
ESTADO CIVIL: SOLTERO
HIJOS: NO
ESTUPEFACIENTES: MARIHUANA
ALCOHOL: SI
TABACO: SI
ANTECEDENTES: NO



Bueno la cosa fue un par de años atrás. Yo venia de San Telmo, la verdad, la verdad? Venia medio borracho, para que le voy a mentir. Asi que no se si le sirve pero ya que usted me vino a buscar a mi, yo le cuento. Yo venia por calle Defensa, caminando con unos amigos, como va la mano, yendo para el lado de plaza de mayo. Me separé de ellos porque fueron a buscar los autos. Uno se quedó en el kiosco de la otra esquina, sobre la avenida y me dijeron que espere al que se retrasó, que iban a buscar los autos y nos encontrábamos en Alsina y Defensa. Mi amigo se había quedado sobra avenida Belgrano y yo ya estaba llegando asi que encaré directo a la placita esa que hay en esa esquina enfrente de la iglesia, esa que tiene las cuatro estatuas. Me senté en el cordón de la vereda justo enfrente de la iglesia. Imagínese que no había nadie, serian las 4 de la mañana, microcentro, hacía frío. Un silencio total. Y en eso veo en la puerta de la iglesia, que se cae como una especie de cascote…si como un cascote. Cae desde arriba de la iglesia hasta el piso y se revienta en mil pedazos. Estalla para todas partes y hace un ruido tremendo. Y fue como instintivo, porque mire que habrá sido fuerte el ruido que me paré al instante. Me agité, me di cuenta que me agité. Mire para arriba y vi algo que se movía. Sobre la parte de adelante, donde están las estatuas. Vi algo que se movía y una estatua, la de la izquierda que se ve que estaba como rota, porque le caía polvo y como una arena de la cabeza. Pero vi la figura atrás que se movía, la vi claramente, que se movía como escondiéndose. O por lo menos con apuro, si se movía con apuro. Decía algo pero yo no escuchaba que decía. Quería saber, trataba pero no llegaba a escuchar. Y ahí pasó lo más fuerte.
Porque yo estaba agudizando el oído para escuchar lo que pasaba allá arriba y de repente se callaron o se calló aquello que había allá arriba. Nadie dijo mas nada. Y fue notorio. Como que volvió el silencio por un segundo o dos y se noto muy claramente, muy fuerte. Y asi estaba queriendo escuchar sin oír nada y de repente

“NO HAY NADA”

Me dicen del costado
y veo un tipo, un viejo, parado a un metro de mi que me mira.

Me quedé completamente inmóvil. No atiné a hacer nada. El tipo me miraba, tenia la mirada como perdida, los ojos inyectados y enormes. Tenía una camisa sucia, estaba transpirado, respiraba con dificultad.

“No hay nada”, repitió. Y me miraba en silencio, tenia como una angustia muy fuerte.

“¿Nada de que?”, le pregunté.

Y empezó a mirar el piso y movía las manos como nervioso. Dijo algo muy raro. Algo como
“Todo estaba en el Dante, cada código, como desde el principio. Todo debía estar ahí. Llegaron antes…llegaron antes…”

Ahí empecé a escuchar los pasos que venían de atrás, de la otra cuadra. Alguien corría para este lado y mire para atrás y lo vi a mi amigo que me decia, “No sabes lo que me pasó, lo que vi en la iglesia de allá, sobre avenida Belgrano, no sabes lo que pasó”.

__ Para -le digo- acá pasó…el señor está…
__ ¿Que señor?
__ El señor, el… estaba acá…
__ ¿Quién?
__ El tipo! El tipo que estaba al lado mío…
No hay nadie, Martín. No hay nadie más acá.





Al otro día me levanté y no me podía sacar eso de la cabeza. En un momento pensé que podría haber sido un delirio o algo asi. Nunca me había pasado.
Pasó el día y me fui olvidando. Por ahí me acordaba pero le busqué la vuelta en la cabeza y llegué a pensar incluso que no había pasado. Hasta pensé que era mas saludable eso.

Y a la media tarde lei el diario.

Y me quedé helado.

http://www.clarin.com/diario/2007/05/12/laciudad/h-06801.htm



Foto: Capitan de su calle

7 comentarios:

Zippo dijo...

Es un re-la-ta-zo.
La imagen nocturna, la iglesia iluminada en su frente desde abajo, la sombra nerviosa tras la estatua, el viejo sucio y con mirada perdida....es una catarata de imágenes que me atrapó mientras leía.
Pablo, esta serie debe ser editada, posta.

Isadora dijo...

Pablo,
Creepy lo que acabas de contar!
Leí tu relato y después la nota, me quedé pensando:
Esto es una joda?

Besos
y ojo con pasear mambeado por San Telmo de noche jaja

María dijo...

se me frunció todo!
es genial .
Esta serie de relatos es un golazo

Adrianina dijo...

Impactante, me recordaron a esas historias que suceden por el Cementerio de la Recoleta.
La analogía con la nota de Clarin, me dejó sin palabras.

Besos

Almita dijo...

impresionante pablo el relato. hasta piel de gallina me dio cuando leí la nota de Clarin!!!
besos

Pablo dijo...

Zippo : jaja bueno muchas gracias Zippo! Que imagenes fuertes que creas che, por eso sos pintor claro, no cabe duda. editarla? Ja! Como no, vermeos cuando y como, pero yo, materia dispuesta jeje.
Un abrazo

Isadora: jajaja viste? San telmo es dificil para salir dado vuelta, pero a veces pasan cosas que no tienen demasiada explicacion. Ojo con san telmo eh? y Ojo que esto, esta diseminado por toda la ciudad. muajajaja besos!

Maria: gracias nena! Beso grande para ti. Muy bueno tu relato de la tertulia el otro dia eh? besos

Arianina: Me alegro! Esta es la tercera parte. Vamos a ver que dice la cuarta y asi, cuando querramos acordar, anda a saber en que historia nos metimos!!. gracias y besos

Pablo dijo...

Gracias Almita! Que bueno verte otra vez por acá. Esa nota es increible no? A mi me estremeció verla tambien!

Gracias otra vez y beso grande