lunes, 29 de noviembre de 2010

TESTIMONIOS





Gumercinda Harris, era una tranquila vecina del barrio La pequeña Habana, en Miami. Sus sopas de pescado eran famosas en el vecindario y su amabilidad era proverbial. Solía organizar, los viernes a la noche, grandes agasajos a donde invitaba a sus amigos a comer sus pescados y sus guisantes. Aquel viernes, todos los invitados comieron como buitres, el 1º plato, el 2º, la repetición del 2º, el postre y la bebida a granel. Gumercinda, claro, no podía intimidar a sus invitados, así que para dar el buen ejemplo, comió como un maldito condenado a la silla eléctrica.
A la mañana siguiente, Gumercinda salió, como cada mañana, a comprar las verduras para hacer una rica sopa. Cuando de repente….sintió un retortijón.
Un revuelo de sonidos cósmicos surcaron su organismo. Un extraño infrasonido interno se apodero de ella y empezó a dar vueltas por su cuerpo. Sintiose posesa por los espíritus en pena de los porotos en escabeche y comenzó a mover con prisa su enorme y pesada humanidad. Al llegar a la esquina se veía pálida, sudaba frío, respiraba con dificultad. Tomo su abultado abdomen con una mano y cerró las rodillas. Un policía le preguntó que le pasaba pero lo apartó de una trompada en la mandíbula y se metió en una tienda. El oficial la vio fuera de sus cabales y creyó que iba a asaltar el comercio. Entro a los gritos con el arma en alto y pidió refuerzos. Al verlo, el dueño del local sacó su itaca de abajo del mostrador y entro a darle masita a las góndolas desparramando a perdigonazos al flaco vestido del tigre tony del puestito de cereales. El policía sintió balazos y empezó a escupirle plomo a las latas de leche condensada, a la góndola de los pañales y los repositores. La gorda patinó con la panza por el pasillo y se estroló contra la heladera de los yogures al grito de “ Pará Rolo, soy la Gumercinda, y tengo gases!”
Al dueño del local se le transformó el rostro. Como en cámara lenta saltó gritando desde atrás del mostrador y trató de huir de la zona de peligro. El oficial de policía se quedó inmóvil viendo a la mujer incorporarse y los empleados huyeron gritando y pisoteando… al pobre tigre tony.
Fue en ese momento. Justo ahí. En ese instante, que la Gumercinda…se desgració.
La onda expansiva destrozó los frascos de mayonesa, las botellas de ketchup y desparramo al recién levantado tigre tony. Los empleados volaron por las ventanas y el sonido vibratorio desvencijó las vigas del edificio. En ese momento llegaban los refuerzos pedidos por el oficial. Los vehículos frenaron en la entrada y la onda expansiva del gas butano comenzó a explosionar patrulleros en una reacción en cadena digna de hollywood.
La gorda levitó un instante sobre su propio geiser gasifero y cayó al piso sobre el mismo boquete que quedó abierto bajo ella.
Acto seguido intentó levantar su pesado cuerpo. Como buena gorda, se puso primero en 4 patas y luego empezó a subir las piernas pegando el empujón hacia arriba y apuntando el tujes a los cielos. Ahí llegó la segunda andanada.
Con el empujón de su turbina biológica atravesó la cabeza por el vidrio de la heladera de yogures y empujó las góndolas que le quedaron detrás, metro y medio para adelante.
Raudo pasó el tigre tony haciendo patito por el corredor de las conservas, victima del terrorismo culinario de la obesa clienta.
Los bomberos, ya en el lugar, volaron fuera de la marcada zona de desastre y registraron un increíble 4.5 en la escala de Richter, antes que se les vuelque el camión.
El desastre empezó a ser transmitido por cadena nacional y la noticia preocupo a los funcionarios del gobierno que enviaron ayuda a las victimas del horror.
Fue en medio del fragor de los atendidos, en medio de gente desvariando por la calle, en medio del caos de la ciudad, los coches explotados, los médicos corriendo, los bomberos conteniendo a los dolientes…fue en ese momento que llegó el apoteótico suceso.
La gorda sacó la cabeza de adentro de la heladera y embadurnada en yogurt trató de recuperar el aliento. Ya de pie intentó dar unos pasos pero el aroma la mareó…trató de respirar pero sintió un algarrobo clavado en el pecho. Golpeó con puño cerrado su enorme humanidad y al cabo de un segundo se oyó de su boca un rugido ensordecedor, un grito de ultratumba que liberó las almas de miles de legumbres, un mismísimo acorde del infierno.
Despedido en el rugido…voló el tigre tony hacia el infinito. Su vuelo final.
Ahí mismo se cortó la luz en todo Miami.
2 segundos de quietud, talvez tres y otro retortijón que trajo la ventolera trágica.
Un apoteótico deslumbre de colores psicodélicos surcaron el aire de la florida, como una aurora boreal gasifera y pestilente. La gorda grito desde lo mas profundo de su ser el tremendo dolor de la eyección final, la gorda grito y sacó lo mas hediondo de la vida misma, la gorda grito y su grito se oyó en orlando y en cuba y en los corazones y las narices de miles de inocentes, la gorda se despachó con un torrente de veneno invisible en lo que fue su inescrupuloso y hediondo réquiem final.

Nunca encontraron su cuerpo…se volatilizó…se fue en gases…quien sabe…
Solo quedó de ella un agujero en la heladera de yogures, un vestido como una carpa canadiense y un bombachón del tamaño de un chaleco con una paloma que más bien…parecía un chajá.
Gumercinda Harris, un terrible personaje mas de…TESTIMONIOS.

4 comentarios:

Zippo dijo...

Pablo, vos sí que sabés darle épica a un suceso tan común y ordinario como arrojarse un gas.Me imaginé todas y cada una de las escenas. Claro que tenemos todos un importante y subliminal entrenamiento hollywoodyense. Un abrazo.

MOMENTOS DE LA VIDA dijo...

jaaaaaaaa!! buenisimo como siempre!

capitan beso!!!

Anónimo dijo...

[url=http://www.onlinecasinos.gd]casino[/url], also known as accepted casinos or Internet casinos, are online versions of illustrious ("cobber and mortar") casinos. Online casinos ok gamblers to modify and wager on casino games through the Internet.
Online casinos almost always forth odds and payback percentages that are comparable to land-based casinos. Some online casinos aver on higher payback percentages during rift body games, and some fragment the expos‚ deviant payout come audits on their websites. Assuming that the online casino is using an aptly programmed unsystematically homestead generator, catalogue games like blackjack rent into harmonious's tenure an established allow edge. The payout suitableness preferably of these games are established at the end of an individual's tie up with the rules of the game.
Heterogeneous online casinos sublease or discern their software from companies like Microgaming, Realtime Gaming, Playtech, Worldwide Underhandedness Technology and CryptoLogic Inc.

Anónimo dijo...

geotorelxzp credit card consolidation
bill consolidation loans